Blog del profe de la web "salvados puntocero - ciclos formativos de administración y gestión"

BIENVENIDOS

Aquí encontrarás mis opiniones de los temas más variopintos, no necesariamente relacionado con los contenidos de los módulos. A los alumnos les animo a que expresen sus comentarios. Que analicen, que dicrepen, que juzguen, ...¡que piensen!...

lunes, 2 de febrero de 2015

La vocación está sobrevalorada

Bueno, esta nueva entrada en el blog va a ser un poco especial. No será un blog al uso sino un videoblog. He grabado o, mejor dicho, me han grabado los alumnos de 2º de Administración y Finanzas una presentación que hice sobre la vocación para un curso que estoy haciendo. El video lo tenéis a continuación pero si alguno quiere leerlo he trascrito, más o menos, la intervención.

Espero que os guste



LA VOCACIÓN ESTÁ SOBREVALORADA

Si buscas en el Diccionario de la Real Academia Española la definición de vocación nos encontramos con la primera acepción, “inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de religión”. ¡Vamos! Como si al cura le sonara el móvil y cuando lo coge se oyera un canto angelical y una luz que viene del techo. ¡La llamada del Señor! O recibiría un whatsapp, no sé. ¡Nada más lejos de la realidad! Pregúntale a algún sacerdote lo difícil que es interpretar la “llamada de Dios”. Tengo curas cercanos y lo sé. Pero es que si cogemos la acepción más coloquial, “inclinación a cualquier estado, profesión o carrera” .Vamos como si tuviéramos una inclinación genética que nos dijera que vamos a ser médicos, futbolistas o taxidermistas. Y es que creo que la vocación está sobrevalorada.

Hoy en día preguntarle a un niño ¿qué quieres ser de mayor? no tiene sentido cuando dicen los expertos que la mayoría de las profesiones que existirán dentro de 20 años ni nos las imaginamos hoy. ¿Quién quería ser de mayor hace 5 años especialista en posicionamiento en redes sociales para empresas? No quiero decir que no se pueda planificar nuestro futuro profesional a largo plazo. Sí que se puede. Lo que hay que hacer es encontrar esa extraña combinación de lo que mejor se te da, te gusta y te puedas ganar la vida con ello. Tengo que decir que eso solo se consigue con trabajo.

En mi caso concreto, soy profesor. Pero no puedo decir que he tenido vocación de profesor. Estoy en esto casi por casualidad. Empecé Derecho porque entonces era lo único que podía estudiar en Albacete y no podía permitirme estudiar Empresariales fuera. Lo habitual. Con el tiempo me empezó a gustar eso del derecho. Al terminar lo único que tenía claro es que no quería ser abogado pero jamás me planteé ser profesor porque no sabía que podía ser profesor con la carrera de derecho. Empecé a estudiar oposiciones de justicia y de hacienda y allí fue donde me enteré que existían plazas para profesores de formación profesional de administrativo. Tuve que empezar la carrera de Empresariales porque me servía para las oposiciones. Me presenté varias veces y me llamaron como interino. Y allí estaba con 30 tacos como profesor sin haber dado una clase en toda mi vida. Pero lo mejor de todo es que me gustaba ese trabajo, y me gusta. Quizás hubiese sido bueno como asesor, lo fui durante una temporada, pero me gusta más enseñar a los demás lo que voy aprendiendo. 

Dice María Luisa Moreno de @zumodeempleo, que no hay trabajo más triste que aquel en el que eres bueno haciéndolo pero no te gusta.  Por eso fui a por estas oposiciones y aprobé. El problema es que entonces te conviertes en un profesional. ¡Profesional!  El primero que me llamó así fue mi jefe de la asesoría: “Ahora eres un profesional”. ¡joder como llena esa palabra! Porque significa responsabilidad y te obliga a ser cada vez mejor en tu trabajo. ¡Ea, la vida es así no la he inventado yo! Ser un profesional como asesor es conocer la materia y que el cliente no pierda dinero por tu culpa, y como profesor no solamente que esté al día en los contenidos de mi materia sino buscar y poner en práctica distintas metodologías e, incluso, que si les digo a mis alumnos que tienen que exponer en público y que se graben aquí estoy yo siendo grabado por ellos. Pero, sobre todo, aceptar que te equivocas. No reconocer que te has equivocado, no somos tontos sabemos cuándo nos equivocamos. Sino ser humildes y asumir nuestros errores y eso no es fácil, pero superando nuestros errores podemos aprender de nuestros aciertos.

Así que te animo a que no tengas miedo a encontrar esa profesión que te gusta y que vayas a por ella. Te puedes llevar sorpresas que no te esperas. Si lo consigues te aseguro que tendrás que estar siempre aprendiendo y que habrá días que no tengas ganas o que sientas que no has sido lo suficiente profesional que deberías pero la ilusión de hacer algo que te gusta te ayudará a superarte, mucho más que un trabajo meramente alimenticio. Muchas gracias.

3 comentarios:

Pilar dijo...

Muy bien Salva!

Salvador Garijo dijo...

¡Gracias Pilar!

tere tomillo dijo...

Eres todo un profesional! Qué bien se lo tienen que pasar los alumnos contigo.

Publicar un comentario